Hablar solo es de personas inteligentes

¿Crees que hablar solo es propio de gente con problemas mentales? Es cierto que mantener una apasionada conversación en voz alta con alguien que no existe puede ser un signo de alarma… Pero hay que tener en cuenta que recientes experimentos han descubierto que hablar solo podría ser un signo de gran inteligencia. Dos motivos nos llevarían a pensar que hablar solo es de personas inteligentes: en primer lugar, porque ayuda a resolver problemas mejor y, en segundo lugar, porque mejora el autocontrol emocional.

Representación psicodélica de hablar solo consigo mismo

¿Con quién hablas al hablar solo?

La mente dividida

Es una buena pregunta ya que, salvo que se demuestre la existencia de entidades sobrenaturales, al hablar solo únicamente estás tú a solas con tu pensamiento. Sin embargo, los seres humanos somos capaces de mantener intensas conversaciones con nosotros mismos. Un diálogo entre dos o más partes cuando en realidad sólo hay una: tú.

Charles Fernyhough ha analizado ampliamente este fenómeno y ha descubierto que, cuando hablamos con nosotros mismos:

Se activan en el cerebro las mismas partes que se activan cuando mantenemos un diálogo con otra persona.

Representación de las dos partes del cerebro que se ponen en marcha al hablar solo

En su libro The Voices Within explica que cuando hablamos con nosotros mismos no estamos realizando un monólogo en el que simplemente expresamos un pensamiento. Al hablar solo tu mente tiene la capacidad de dividirse en dos interlocutores:

  • Una parte habla.
  • La otra parte escucha.

Después se invierten los papeles y es cuando verdaderamente cobra sentido el diálogo. Algo muy útil para valorar diferentes puntos de vista, ensayar una conversación complicada o simplemente aclarar nuestra opinión o nuestros gustos sobre un determinado tema.

Activando la empatía

Representación de alguien al hablar solo e imaginando a otra persona

Fernyhough ha descubierto que este diálogo interno involucra la capacidad para representar los pensamientos, sentimientos y actitudes de los demás. De manera que al hablar solo se están activando en tu cerebro las áreas que tienen que ver la empatía, es decir, con la interpretación de las emociones y pensamientos de otras personas.

Esto va a ser especialmente interesante para controlar los estados emocionales desbordantes como la ira, la ansiedad, el estrés… Ya que, como vamos a ver, al hablar solo vas a poder distanciarte de esas emociones y eso te permitirá un mayor autocontrol.

¿Para qué es bueno hablar solo?

1. Hablar solo es de personas inteligentes

Escena onírica que representa a una persona leyendo en una isla bajo un árbol con forma de cerebro

¿Cuántas veces te has encontrado repasando los diferentes elementos de un problema que no consigues resolver? Puede ser:

  • Un problema de cálculo, contabilidad, geometría…
  • Conseguir algo que se te resiste con un programa de ordenador o aplicación.
  • Depurar una estrategia.
  • Encontrar las llaves o el móvil.

Por ejemplo, en el último caso, sin darnos cuenta empezamos a hablar con nosotros mismos diciéndonos algo muy parecido a:

Vamos a ver:  ¡No puedo haberlo perdido! He llegado a casa y me he quitado el abrigo… Luego he dejado las llaves aquí, como hago siempre… ¡Ah bueno! Quizás fui primero a la cocina con ellas en la mano y tal vez las he dejado encima de la mesa…

No sólo es una tendencia muy natural a la hora de intentar resolver un problema. Hablar solo es una herramienta genial que nos permite mejorar cualquier estrategia por lo siguiente:

Ventajas intelectuales de hablar solo

  1. Al volverte a explicar los pasos que estás siguiendo es más fácil darte cuenta de lo que no está funcionando. Normalmente el error suele estar en aspectos que pasamos por alto al pensar demasiado rápido y sin detenernos: Repetirlos en voz alta te obliga a analizar cada paso y a localizar más fácilmente un error.
  2. Te ayuda a aclarar objetivos poco claros. Muchas veces tenemos en mente que queremos conseguir algo, pero no tenemos muy claro qué ni cómo hacerlo. Al explicártelo a ti mismo/a, te estás esforzando por explicártelo como si fueras otra persona. Y ese esfuerzo te va a ayudar a concretar mucho mejor el objetivo y, por tanto, los mejores medios para conseguirlo.
  3. Te ayuda a concentrarte muchísimo mejor en aquello que estás haciendo. Hablar solo te permite eliminar distracciones como ruidos y otras preocupaciones, centrándote en lo que verdaderamente importa en ese momento.
  4. Despierta la creatividad. Hablar solo añade nueva información sensorial a un simple pensamiento. Al expresar un pensamiento en voz alta, tu cerebro lo representa no sólo como un pensamiento sino también como algo que has dicho y oído. De manera que aumenta enormemente su capacidad de relacionar todos esos conceptos en ámbitos nuevos.

En definitiva, hablar solo es de personas inteligentes porque te ayuda a organizar mejor tu pensamiento y a tomar mejores decisiones.

En el vídeo que encontrarás al final de este artículo te explicaré el curioso experimento de Gary Lupyan y Daniel Swingley, que consiguieron que diferentes personas encontraran antes diferentes objetos en un supermercado.

2. Hablar solo mejora tu autocontrol emocional

Escena de la película "Del revés" mostrando el equilibrio emocional entre la ira, la tristeza y el miedo.

Cada vez que tienes un ataque de miedo, ansiedad, estrés o tristeza, te ves desbordado por las emociones. Es como si el miedo, por ejemplo, asaltara tu mente con tanta fuerza que te es imposible controlarlo.

Moser, Doughtery y otros investigadores descubrieron recientemente un sorprendente truco para controlar mejor tus emociones:

Hablar contigo en tercera persona

En el primer experimento mostraban a un grupo de personas diferentes imágenes desagradables. Cuando les hacían reflexionar sobre las emociones que les producían, les estaban invitando (sin decírselo) a hablar consigo mismas como lo hacían normalmente, es decir, en primera persona:

Esta imagen de un animal sufriendo me ha hecho sentir triste porque…

Seguidamente les ponían una serie de imágenes similares, pero esta vez les pedían que hablaran de sí mismos en tercera persona, como si hablaran de otra persona:

La imagen de este niño llorando indefenso ha causado una gran inquietud en Juan, porque ha recordado cierta vez en que le pasó algo similar cuando Juan era pequeño…

Repitieron el experimento, esta vez pidiendo a los sujetos que recordaran diferentes momentos negativos de su pasado. Y de nuevo:

  1. La primera vez debían hablar consigo mismos en primera persona, como solemos hacerlo.
  2. Después debían contarse el mismo recuerdo pero en tercera persona, como si le hubiera sucedido a otro.

Los resultados, apoyados por escáneres y resonancias magnéticas, mostraron lo siguiente:

  • Cuando los individuos hablaban de sí mismos en tercera persona, conseguían distanciarse mucho más de sus problemas y emociones.
  • Este distanciamiento les permitía un mayor autocontrol de emociones negativas como ira, ansiedad, estrés, tristeza…

¿Por qué hablar contigo en tercera persona
te ayuda a controlar un ataque de pánico o ansiedad?

Como dijimos antes:

Al hablar solo se están activando en tu cerebro las áreas que tienen que ver la empatía, es decir, con la interpretación de las emociones y pensamientos de otras personas.

Esto hace que si hablas contigo mismo de tus problemas, pero usando la tercera persona, puedas distanciarte de ellos y percibir lo que te pasa como si le pasara a otra persona. Esto consigue:

  1. Que inmediatamente rebajes la intensidad de la emoción que te asalta (el miedo o la ansiedad).
  2. Que al pensar en lo que está ocurriendo como si le pasara a otra persona, puedas encontrar una mejor solución que si estuvieras completamente desbordado/a por esa emoción.

¿No has tenido la experiencia de que un amigo te cuente un problema y tú veas clarísimamente la solución? Como él está tan metido en las emociones, le es muy difícil ver qué puede hacer de manera diferente para solucionar su problema. Sin embargo, tú que estás fuera, eres un observador imparcial mucho más capaz de ver cuál es la mejor solución.

Si cuando tienes un ataque de pánico, ansiedad o estrés, cambias tu diálogo interno a la tercera persona, como acabamos de ves, notarás que vas a poder ser como ese amigo imparcial que te calma y te ayuda a encontrar una mejor solución.

3. Hablar solo mejora tu motivación

Persona feliz arrojando hojas en otoño

¿Has notado que la forma en que te hablas a ti mismo/a tiene un altísimo impacto en tu motivación? Como vimos en el webinar de la motivación, es crucial cómo nos hablamos a nosotros mismos.

Imagínate que estás corriendo una carrera y te queda un kilómetro para llegar a la meta. Si te dices:

Estoy muerto, no he entrenado lo suficiente y este kilómetro que queda se me va a hacer eterno, seguro que me derrumbo antes de cruzar la meta.

Puede que llegues al final, ¡pero te va a costar muchísimo! Sin embargo, puedes usar tu diálogo interno para motivarte:

¡Vamos Juan, tú puedes! El entrenamiento es cosa del pasado, sólo te queda un kilómetro. ¿Te imaginas cómo te vas a sentir cuando llegues a la meta? ¡Un último esfuerzo y después podrás descansar lo que quieras!

Y, por supuesto, cuando llegues puedes premiarte diciéndote:

¡LO HAS CONSEGUIDO! ¡Eres capaz de conseguir todo lo que te propongas!

Así que puedes hablar contigo mismo/a también para motivarte cuando más lo necesitas. Notarás que te da una inyección de motivación extra.

¿Cuándo es malo hablar solo?

Willem Dafoe actuando como un desequilibrado

Por supuesto, todo tiene su medida y también hay momentos en los que hablar solo puede ser contraproducente.

  1. Si hablar solo te aísla: dedicas mucho más tiempo a hablar contigo que a relacionarte con los demás.
  2. Si estás tan metido en tu mundo que no contrastas tus pensamientos con otras personas: Te da igual lo que digan los demás, crees que todo el mundo está equivocado y sólo tú tienes razón.
  3. Si cuanto más hablas contigo mismo/a peor te sientes, porque refuerzas continuamente pensamientos negativos, paranoicos, preocupaciones…

En cualquiera de estos casos lo mejor que puedes hacer es salir un poco de tu burbuja y relacionarte con otras personas. Si te cuesta hacer esto normalmente, puedes leer este artículo sobre cómo superar la timidez.

¿Por qué hablar solo es de personas inteligentes?

Si te ha gustado este artículo y quieres ampliar la información con otros experimentos psicológicos sobre hablar solo, te invito a ver el siguiente vídeo:

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *